Tuya.

Posted on

Esa manera tan tuya de poseerme. Tan sencilla, tan estúpida que funciona. Bien dicen que nos enamoramos de quien nos trata mal y mandamos a la chingada a quien nos trata bien. Es un hecho, lo acepto, tal parece que me encanta que me traten mal.
No sé si es cuestión mía o cuestión de él, no sé por qué esto no se va desarrollando de la manera en la que quiero que pase.
Quiero que me vea, que me toque, que me bese, que piense que soy lo mejor que ha tenido y a la que más ha querido, quiero ser su persona especial. He llegado al punto de humillarme tanto que hasta se lo puedo pedir de rodillas si es necesario.
¿QUÉ ME HICISTE? Yo no era así. Me convertiste en el tipo de mujer que siempre he odiado. Sí, soy una rogona. Pero te necesito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s