amor

No más.

Posted on Actualizado enn

Todo se resume a esto. Estoy decidida a dejar todo atrás, estoy decidida a no sentir ya nada por ti, por tu asqueroso amor, estoy decidida a ver por mi antes que por alguien, a pensar en mi y no en ti. Estoy decidida a cerrar esta etapa para poder abrir mi corazón a una persona que lo merezca. A una persona que en vez de humillarme, me aliente a ser mejor, que me apoye, a una persona que me quiera como soy y no me trate de cambiar, que me diga diariamente lo mucho que me quiere, cuan bonita soy y por qué soy tan importante, a diferencia de ti, que tu trabajo era restregarme constantemente lo mucho que eres feliz sin mi. He aquí donde yo termino esta etapa, porque me he dado cuenta que te amaba más a ti que a mi persona.

Ya no más, te amo, pero me amo más a mi…

11039933_692404627549267_654093975_n

Y me confundes…

Posted on Actualizado enn

No se en que contexto mantienes tu “amor”.
O en realidad no amas? Sabes lo que es entregarte? Sabes lo que es confiar? No. creo que no lo sabes.
Pero sabes como hacer sentir mal a una mujer, sabes como hacerla miserable, sabes como destrozar sus sueños e ilusiones en cuestión de segundos. Eso si sabes como hacerlo.
Aunque pensándolo bien, también sabes sentir a una mujer deseada, tu boca emite esas tantas mentiras que te facilitan engancharlas, eso, lo sabes hacer perfectamente, al derecho y al revés.
Y te odio, con todas mis entrañas, pero también te quiero con todo mi ser. large (1)

Tuya.

Posted on

Esa manera tan tuya de poseerme. Tan sencilla, tan estúpida que funciona. Bien dicen que nos enamoramos de quien nos trata mal y mandamos a la chingada a quien nos trata bien. Es un hecho, lo acepto, tal parece que me encanta que me traten mal.
No sé si es cuestión mía o cuestión de él, no sé por qué esto no se va desarrollando de la manera en la que quiero que pase.
Quiero que me vea, que me toque, que me bese, que piense que soy lo mejor que ha tenido y a la que más ha querido, quiero ser su persona especial. He llegado al punto de humillarme tanto que hasta se lo puedo pedir de rodillas si es necesario.
¿QUÉ ME HICISTE? Yo no era así. Me convertiste en el tipo de mujer que siempre he odiado. Sí, soy una rogona. Pero te necesito.

Lo veo.

Posted on Actualizado enn

El. Ahí está. Parado frente a mi, desenfocado del mundo y entrado en su celular, la verdad es que me da mucha curiosidad el saber lo que hace, lo que lee, con quien habla…
Su cuerpo, cada parte de el, con sólo tocarlo siento que es todo, que lo necesito, es indispensable, que muero porque me bese y me haga suya. ¿Es mucho pedir que me hagas tuya? ¿Es mucho pedir que me quieras como yo te quiero?
Realidad, Gaby. Vuelve a la realidad. Es tu compañero, es tu amigo, te utiliza sólo para coger. Déjalo ir, no te enamores.

Muy tarde… ¿qué se hace cuando te enamoras de esta manera y con esas circunstancias? ¿Sigues cogiendo con el o lo dejas ir? ¿Disfrutas lo poco que él te regala o buscas a alguien a quien de verdad merezcas?

No sé, yo sólo sé que me gusta quererlo, me gusta cogerlo y que odio sentirlo lejos de mi.

Rebelión de mi cuerpo después del fracaso.

Posted on Actualizado enn

Hubo una etapa, después de que troné con un pendejo con el que duré 1 año 6 meses, en la que perdí la fé en todo. Esto es algo super pendejo, pero es la edad la que te pone así.

Mi rompimiento con él fue a causa de que pues… se besó con otra. Y muchas perdonan las infidelidades pero yo no, no puedo, es simplemente… no.

Como una mujer “ardida”, que yo sé que todas pasamos por esas etapas, pensé que era fácil andar buscando con quien salir, a quien besar, con quién tener intimidad, y me valía madre. Me valía madre si tenía sexo, si me besaba con alguien, ya no importaba. Me sentía tan mierda conmigo y me faltaba tanto amor que busqué el amor por donde no tenía que hacerlo.

Después de esta relación que les estuve mencionando, sostuve relaciones sexuales con 5 personas, esas 5 personas en menos de 4 meses.

Fue una total rebelión de mi parte y algo que nunca jamás pensé hacer. Pero se sentía bien, me sentía libre, sin ataduras, salí de mi infierno de 18 meses a un espacio en el que por fin me es que lean esto me criticarán, me dirán “puta” y adjetivos por el estilo, pero así soy, esta soy yo.

Y es que el poder hablar de parejas sexuales y de tus fetiches se siente bien. No porque seas mujer tienes menos derecho que el hombre a recibir placer o hacer con tu cuerpo lo que se te plazca. Ellos eran mi diversión. Eran mi rato libre para desestresarme.

Después de 6 meses, mi lista de diversiones se sumaron a 6…8…10.

Él, este pendejo, el es el número 10. Número 10. BINGO. Eres el pendejo con el que quiero estar toda mi puta vida.